lunes, 23 de enero de 2012

Rotura de menisco, descripción, causas y tratamiento.

El menisco es un cartílago situado en el interior de la articulación de la rodilla. Tiene forma semilunar y su principal función es aumentar la profundidad de la superficie relativamente plana de la parte superior de la tibia.
Distribuye las fuerzas transmitidas a través de la rodilla: soporta alrededor del 40% de la carga que recibe la articulación. Además interviene en la estabilidad de la rodilla.

Anatomía:
En la rodilla hay dos meniscos (interno y externo), que actúan como un cojinete entre el fémur y la tibia, disipando la fuerza del peso corporal transmitida desde el muslo hasta la pierna. Esta capacidad de los meniscos para repartir la fuerza sobre las superficies articulares es importante porque protege al cartílago articular de un desgaste excesivo.
Sin los meniscos, la concentración de las fuerzas sobre un área de pequeño tamaño del cartílago articular daña la superficie, conduciendo a su degeneración (artrosis).
Aportan estabilidad a la articulación de la rodilla. Transforman la superficie tibial en una cavidad profunda. Una cavidad es más estable que una superficie plana. En ausencia de los meniscos, el fémur, con forma redondeada, podría deslizarse más libremente sobre la superficie plana de la tibia.

Cómo se rompen:
Se rompen de varias formas. Pueden desgarrarse todo el borde interno, lo que se denomina una "rotura en asa de cubo". También, desprenderse un colgajo de su borde libre; o la rotura puede ser degenerativa, donde una porción de los mismos es dañada y desgarrada en múltiples direcciones.

Causas
Las lesiones meniscales afectan a cualquier edad, pero los motivos son algo diferentes en los distintos grupos de edad.
Jóvenes: En los pacientes más jóvenes, un menisco es una estructura bastante resistente y elástica. Las roturas en pacientes menores de 30 años generalmente son el resultado de una lesión importante por torsión de la rodilla. Con frecuencia están relacionadas con alguna actividad deportiva.
Mayores: En las personas mayores, los meniscos se vuelven más débiles con los años. El tejido meniscal degenera y se vuelve menos resistente.
Las roturas meniscales a estas edades pueden deberse a un traumatismo menor (por ejemplo, al levantarse de la posición de cuclillas); asimismo, degenerativas, con frecuencia como una parte integrante de la artrosis de rodilla en la población de más edad.
En muchos casos, no se recuerda un traumatismo específico que haya roto un menisco en los adultos mayores.

Síntomas:
El problema que aparece es el dolor; se percibe en la línea articular (donde se sitúa el menisco) o es más difuso y se aprecia en toda la rodilla.
Si la parte rota del menisco es lo bastante grande, puede producir un bloqueo: la incapacidad de extender la rodilla por completo; esto ocurre cuando el fragmento roto resulta atrapado dentro del mecanismo de bisagra de la rodilla, impidiendo la extensión total.
También hay consecuencias a largo plazo de una rotura meniscal. El frotamiento continuo del menisco roto sobre el cartílago articular causa el desgaste y fragmentación de esta superficie, conduciendo a la degeneración de la articulación.
La rodilla puede inflamarse con el uso y volverse rígida y tensa. Esto se debe a la acumulación de líquido sinovial dentro de la rodilla. No es específico de las roturas meniscales, sino que ocurre cuando se inflama la rodilla por cualquier causa.

Tratamiento:
El tratamiento inicial se dirige a reducir el dolor e inflamación de la rodilla. El médico puede recomendar que se camine con muletas durante algunos días para mantener la rodilla en reposo, al igual que la aplicación de hielo para reducir el dolor y la hinchazón. Si la rodilla no se desbloquea, se indica la cirugía precoz para retirar la porción desgarrada y atrapada en la articulación.
Una vez que se rompe el menisco, lo más probable es que no cicatrice por sí solo. Si los síntomas persisten, la cirugía se indica para extirpar la parte desgarrada, o bien para repararla.
Cirugía: La mayor parte de la cirugía meniscal se hace mediante artroscopia. Se realizan pequeñas incisiones en la rodilla para permitir la inserción de una pequeña cámara de televisión dentro de la articulación. A través de otra pequeña incisión, se introducen instrumentos especiales para retirar la porción dañada a la vez que se visualiza por el artroscopio lo que se va efectuando.
En ciertos casos los desgarros meniscales pueden repararse. El artroscopio se usa para ver el menisco roto; después se colocan suturas en el mismo para repararlo.
La reconstrucción del menisco no es posible en todos los casos: los pacientes jóvenes con roturas meniscales recientes son los candidatos ideales para la reparación, mientras que las roturas degenerativas en pacientes de edad generalmente se consideran irreparables.

4 comentarios:

  1. Hola, tengo 32 años y hace 20 me operaron de meniscos, hoy sospecho que la lesion ha vuelto a salir, siento un clic en la rodilla cada vez que camino, cual es el tratamiento que debo seguir?

    ResponderEliminar
  2. Desde luego, que lo primero que debes hacer es ir al especialista para que te haga un examen, y si se puede, que este te cite una resonancia. Asi se vera lo que tienes.

    ResponderEliminar
  3. después del golpe contra el suelo, creo que será algo parecido... espero que sólo sea una inflamación, pk le tengo miedo a las rodillas.... voy a bajar de peso, ya que últimamente he cogido 3 o 4 kilos...

    ResponderEliminar
  4. Hola tengo 35 años mas omenos a los 15 años se me giro la rodilla jugando a la pelota y fui a un traumatologo y me iso hacer unos ejercisios y mas mucho hielo y no juga a la pelota por 2años y asta hoy no tuve mas problemas mas q algunas molestias deves en cuando pero ahora cuando voy a jugar la rodilla se me llena de liquido y se me incha mucho lo mejor que podria hacer es una resonancia y ver que me dicen los medicos y si tengo q operar es bueno operarce a esta edad yo pienso q son los meniscos

    ResponderEliminar